Trucos para eliminar las callosidades de los pies

trucos-tips-eliminar-callos-callosidades-imperfecciones-pies-talones

A todas las mujeres nos encanta lucir unas sandalias de tacón y que nuestros pies se vean suaves y con una manicura perfecta y aunque esto se arregla yendo al salón de belleza, muchas sufren de un terrible padecimiento conocido como callosidades en los pies.

Las callosidades o durezas que aparecen en nuestros talones y muchas veces en la planta de los pies, aparte de ser antiestéticos y de darnos un aspecto descuidado, pueden llegar a causar dolor y molestias que puedes llegar a ser realmente fastidiosas.

Existes muchas maquinas que prometen eliminar las durezas, pero pueden llegar a ser costosas al igual que una cita con un podólogo, por lo tanto la mejor opción es resolver este problema con remedios caseros y es por eso que hoy te traigo unos consejitos para eliminar las callosidades en casa.

Aspirinas

Un remedio que se ha puesto muy de moda ha sido el de usar aspirinas para eliminar las durezas en los talones.

Se prepara mezclando 6 aspirinas trituradas con 1 cucharada de zumo de limón y agua hasta formar una pasta. Esta pasta la vas a esparcir sobre las partes donde tengas las durezas y las cubres por unos 10 minutos con una toalla preferiblemente tibia y luego con la ayuda de una piedra pómez retiras el exceso.

El principio activo de la aspirina es el ácido acetilsalicílico y este está presente en una gran cantidad de productos para pies y verrugas, por eso este remedio casero es excelente para deshacerte de ello.

Playa

Aprovechando que estamos en verano y comenzamos a ir a la playa, un muy buen truco es caminar por la orilla de la playa. El estar en contacto con la arena por un buen rato, preferiblemente caminando ayuda a eliminar o ablandar las callosidades en los pies.

La arena al no ser totalmente fina sirve de exfoliante, ayudándonos a librarnos de las terribles partes duras y mejorando nuestra circulación en las piernas.

Piedra pómez

La tan famosa y conocida piedra pómez. Este remedio es muy antiguo y lo conocen todas las mamás y abuelas por ser el remedio más efectivo.

Es súper sencillo, solo necesitas remojar tus pies en agua tibia y raspar con ayuda de la piedra pómez las durezas, esta acción las desprenderá y al mismo tiempo servirá de exfoliante, dejando la piel muy suave y tersa. Lo que si te recomiendo es que cuando termines de exfoliarlos con la piedra, apliques una crema hidratante para pies o una loción, para evitar que tus talones se resequen o se agrieten.

Deja una respuesta